Seguir aprendiendo en casa
Cuando la jornada escolar acaba, el aprendizaje no tiene por qué también hacerlo. Muchos padres deben ponerse al día en temas educacionales y seguir enseñando a los pequeños en casa normas y comportamientos que los pequeños asimilarán de manera natural. La educación en el hogar, era la única manera de aprender que los niños de principios del siglo XX tenían.

Aunque, ahora, el acceso escolar sea muchísimo más fácil, enseñar en casa no tiene por qué olvidarse. Los expertos aseguran, que seguir educando en casa facilita el aprendizaje de ciertas tareas que en el colegio no pueden poner en práctica, principalmente por el problema de la masificación. En algunos lugares del mundo, la violencia y el fácil acceso a las drogas, se han convertido en los grandes protagonistas de la vida escolar.

Si tú no estás plenamente cualificado para dar clases de refuerzo al pequeño en aquellas materias que más falla, puedes plantearte la contratación de un profesor particular. Lo más costoso, puede ser la inversión económica pero, piensa que las clases le vendrán muy bien para que consiga superar esos problemas que con el paso del tiempo le pueden afectar más. Cuanto antes consigan saltar ciertas barreras, menos esfuerzo necesitarán hacer en el futuro.

Las habilidades de socialización son muy importantes para el desarrollo general de tu hijo, así que tampoco le metas en casa todo el día para que siga estudiando. Debe tener tiempo libre para que pueda jugar con otros niños, de esta manera podrán continuar aprendiendo, aunque simplemente estén jugando con un balón.