Seguridad en el baño
Los padres, a menudo, sólo se preocupan por los peligrosos enchufes de la casa, en lo referente a la seguridad, pero el cuarto de baño puede estar lleno de peligros para los más pequeños de a casa. Revisa los pomos de todas las puertas de tu hogar pero, en especial la del baño. Debes asegurarte de que dicho pomo es de forma circular. Esta forma es mucho más compleja de manejar para los niños.

Revisa los bloqueos de las puertas y, hasta que el pequeño no tenga una edad, anúlalos para evitar que se quede alguna vez encerado. Otra de las amenazas que se pueden encontrar en un baño son los azulejos. La mayoría de los azulejos del baño suelen convertirse en una pista de deslizamiento en cuanto se mojan.

Durante el baño diario el pequeño puede chapotear y al salir puede escurrirse fácilmente lo que puede hacer que sufra algún accidente bastante grave. Compra alguna alfombrilla para colocarla por el suelo. En el interior de la bañera, puedes hacer lo mismo con esas alfombrillas especiales antideslizamientos que existen.

Ten cuidado con el agua caliente. Si tu casa tiene calentador de agua, ajusta el aparato a una temperatura que, aunque el niño abra el grifo para jugar, no se pueda quemar. Otro peligro potencial son los accesorios esenciales de tocador y baño. Por lo tanto, debes mantener todos los cosméticos, detergentes y otros productos químicos fuera del alcance del pequeño para que no se lastime.