Seguridad en las piscinas públicas
Cuando aprieta el calor, las piscinas de todas España se llenan de bañistas con ganas de refrescarse. La normativa de piscinas públicas en nuestro país es de carácter autonómico, por lo que puede variar de una comunidad a otra. Por esta razón tienen un tratamiento diferente en cuanto a parámetros sanitarios y de seguridad, como los referentes a la presencia obligatoria o no de socorristas. Entre las obligaciones de las instalaciones de las piscinas públicas destacan las siguientes:

– La exposición en un lugar visible de la capacidad máxima de aforo.
– La disposición de aseos y vestuarios instalados en locales cubiertos y ventilados, con agua corriente, papel higiénico, toallas de un solo uso y dosificador de jabón. La limpieza y desinfección de estos debe realizarse a diario.
– Contar con un botiquín de primeros auxilios, en piscinas cuya superficie de agua sea igual o superior a 600 metros cuadrados.
– La instalación de una escalera cada 25 metros de material inoxidable, con peldaños de superficie plana y antideslizante.
– La exposición de flotadores salvavidas en número no inferior al de escaleras, instalados en lugares visibles y de fácil acceso en caso de que sean necesarios.
– Tener un servicio de socorristas con titulación válida para desempeñar labores de salvamento y socorrismo acuático. El número mínimo de socorristas depende del tamaño de las piscinas: uno para piscinas cuya superficie de agua oscile entre 200 y 500 metros cuadrados, dos en piscinas entre 500 y 1.000 metros cuadrados y uno por cada fracción de 500 metros cuadrados cuando la superficie de agua sea superior a 1.000 metros cuadrados.

Quienes disfrutan de las piscinas de uso colectivo también deben cumplir una serie de normas:

– Seguir las instrucciones de los socorristas.
– Acatar el reglamento de régimen interno, que debe estar expuesto de manera visible al público. Tiene que contener, como mínimo, las siguientes indicaciones:
– Prohibición de entrada a la zona de baño con ropa o calzado de calle.
– Utilizar la ducha antes de la inmersión.
– Hacer uso de las papeleras.
– Obligado la utilización de gorros de baño en las piscinas cubiertas.
– Prohibición de entrar en el recinto con animales.