Ser independientes con síndrome de Down
Antiguamente la asistencia para las personas con cualquier tipo de retraso mental era limitada. Afortunadamente los tiempos han cambiado y las personas que están mentalmente discapacitadas tienen la oportunidad de ser perfectamente independientes y auto-suficientes capaces de llevar su propia vida. La clave para la independencia es encontrar la asistencia que necesitan para prosperar y crecer dentro de su discapacidad.

En el ámbito de la educación, la escuela a la que vaya el niño debe tener un programa especial para favorecer la formación de estos niños especiales. Las personas con un retraso mental leve, requieren una atención personal mínima y puedan asistir a clases regulares. Aquellos con un mayor nivel de retraso mental pueden asistir a clases especiales con maestros capacitados en la formación de niños con retraso. Si el retraso es mucho mayor, entonces el niño deberá acudir a colegios especiales directamente.

Ser independientes con síndrome de Down
Los niveles de retraso varían en cada niño con síndrome de Down. La visita a un médico especialista para evaluar a un niño con retraso mental puede ayudar a los familiares y formadores de muchas maneras. El médico podrá proporcionar directrices de modificación de conducta para los padres y formadores después de una completa evaluación.

Existen diferentes asociaciones que ofrecen asistencia a los padres y a los niños. Proporcionan abundante información y servicios a través de muchos recursos. Tienen acceso a la información necesaria para formar parte de diferentes programas de formación y becas que se ofrecen para ayudar a las personas con síndrome de Down. Hoy en día, tener síndrome de Down no es un problema tan grave como para no poder ser independiente (siempre dependerá del nivel).