Síntomas del reflujo ácido
El reflujo ácido o enfermedad por reflujo gastroesofágico en los bebés es un problema común. Se produce cuando los ácidos del estómago y el contenido de la comida salen del estómago y entran en el esófago. Para evitar el reflujo, hay una válvula llamada esfínter esofágico inferior (EEI) en la zona donde el esófago se junto con el estómago. En los lactantes y niños pequeños, este músculo no es lo suficientemente fuerte como para controlar la presión excesiva ejercida por el contenido del estómago.

Por lo general, este reflujo se produce inmediatamente después de beber la leche demasiado rápido. También puede ocurrir debido a la sobrealimentación y cuando el pequeño tose o llora. Si el bebé vomita de vez en cuando, entonces es normal. Sin embargo, cuando lo que esto sucede con regularidad, entonces se tiene que resolver con los recursos idóneos para el reflujo ácido. Además de escupir o vomitar existen otros síntomas:

- No comer lo suficiente
- Náuseas cuando está comiendo
- Hipo frecuente
- Llorar mucho
- Tos excesiva
- El exceso de salivación
- Asfixia bastante frecuente con los alimentos debido a la dificultad en la deglución.
- Despertarse varias veces durante la noche
- Dificultad para respirar después de escupir

Para el diagnóstico del reflujo ácido en los bebés, las muestras de sangre y orina son la primera prueba. A veces, los médicos también llevan a cabo una endoscopia del esófago para verificar la inflamación. Consulta con el médico del pequeño antes de darle cualquier tipo de medicamento. Los antiácidos son los más populares, ya que ayudan mucho en la neutralización de los ácidos del estómago.