Solucionar diarreas infantiles
La diarrea infantil, se conoce también como gastroenteritis, es una enfermedad contagiosa que afecta principalmente a bebés y niños menores de cinco años. No es grave, pero de no ser bien tratada podría llegarse a una internación por deshidratación. Lee aquí algunos consejos para curarla.

Solucionar diarreas infantiles
Este problema afecta todo el aparato digestivo por causa de una infección (por virus, bacteria o parásito) o por una intoxicación alimentaria, entre otras causas posibles. La diarrea puede ir acompañada por náuseas, vómitos, dolores abdominales y cólicos.

Solucionar diarreas infantiles
Debes tener cuidado porque se contagia por vía fecal-oral. Es importante lavarte bien las manos después de limpiar al pequeño.

Solucionar diarreas infantiles
Asegúrate de que el agua de bebida sea potable, ya que el beber agua contaminada suele ser una de las causas más probables de esta afección infantil.

Solucionar diarreas infantiles
Cocina bien los alimentos para evitar dejar microorganismo vivos después de la cocción. Por ejemplo: el huevo con consistencia, las carnes completamente cocidas y el pescado bien cocinado. Consume leche, zumos y pasteurizados.

Solucionar diarreas infantiles
Si el afectado es un lactante no debes interrumpir la lactancia materna, puesto que de esa manera estará más protegido contra las enfermedades.

Solucionar diarreas infantiles
No olvides lavarte bien las manos luego de cambiar pañales o ir al baño, y antes de cocinar los alimentos y de preparar los biberones.

Solucionar diarreas infantiles
Recuerda que las frutas y verduras deberán estar correctamente lavadas.

Solucionar diarreas infantiles
Si se trata de un niño que ya consume alimentos, recuerda que los aconsejados son: arroz, harina de maíz, pastas blancas, té, manzana rallada, plátano maduro, gelatina, tostadas de pan francés, galletitas tipo agua, y el agregado de aceites. Si no es lactante es conveniente optar por una leche sin lactosa, antes que suprimirla por completo.

Te recomendamos que lo lleves al pediatra inmediatamente para que pueda iniciar el tratamiento adecuado, así como no auto medicar al niño con algún anti diarreico que podría enmascarar el cuadro agravándolo. Recuerda hidratarlo constantemente, mucha agua.