Detectar el autismo en los niños
El autismo es una enfermedad que afecta a un pequeño porcentaje de personas en todo el mundo, una enfermedad que no es fácil detectar ya que sus síntomas pueden hacer pensar que simplemente hay una falta de atención o incluso timidez. Es por eso que poder detectar el autismo en bebés es mucho más complicado, pero siguiendo las pautas adecuadas conseguirás saber si tu peque lo tiene o no.

Los primeros síntomas de esta enfermedad siempre aparecen en los primeros años de vida, pero nunca antes de los 2. Es más habitual que el autismo afecte a niños que a niñas, y con un tratamiento adecuado los efectos se pueden reducir y serán menos notables, lo que hará que la vida de tu hijo sea mucho más cómoda. El autismo no tiene cura.

Detectar el autismo en los niños

Claves del autismo infantil
Uno de los trastornos más difíciles de diagnosticar es el autismo, ya que se trata de una enfermedad que no presenta siempre los mismos síntomas, algo que es debido a que hay diversos grados de la enfermedad y dependiendo del que se padezca son unos u otros síntomas. De todas formas, hay muchos síntomas comunes para cualquier tipo de autismo que son los que pueden dar la voz de alarma para que visites a un especialista que te diga si tu peque lo sufre y en qué grado.

El principal síntoma del autismo infantil es la dificultad, y en algunos casos incapacidad, para relacionarse tanto con otros niños como con cualquier adulto. Un diagnóstico precoz es la clave para que los niños puedan recibir todas las atenciones necesarias desde el primer momento, ya que cuanto más se tarde en diagnosticar más retrasos puede provocar en su desarrollo.

Claves del autismo infantil

Actividades interesantes para niños autistas
Los padres tienen un papel determinante en el desarrollo emocional de cualquier hijo. Cuando el niño tiene autismo, es importante tener en cuenta que a través de algunos juegos o iniciativas, se puede favorecer el bienestar del pequeño. En primer lugar, a partir de los 7 u 8 meses de edad, los padres pueden coger al bebé en brazos, haciendo el movimiento de subir y bajar con pequeños saltos.

De este modo, el propio niño se anticipa al movimiento. Por otra parte, la música siempre es un perfecto vehículo de aprendizaje. Por ello, aquellas canciones que pueden ser interpretadas y representadas mediante el lenguaje corporal ayudan al niño a desarrollar conceptos. Estas representaciones musicales pueden convertirse en una forma de entretenimiento en casa. Jugar al escondite también gusta mucho a los niños ya que de esta forma, los peques también superan poco a poco, la ansiedad por la ausencia o por la distancia.

Actividades interesantes para niños autistas

Consejos para padres con niños autistas
El autismo es un trastorno en la personalidad de algunas personas, que necesitan determinados cuidados para poder llevar una vida normal y adaptarse de la mejor manera posible al ambiente que los rodea. Esto es muy importante en los niños ya que desde muy pequeños deben aprender a superarse y desarrollarse positivamente, sin dar por hecho en ningún momento que por ser autistas no puedan hacer determinadas cosas.

Los padres son imprescindibles en la vida de un niño autista ya que necesitan enseñarle desde pequeño, enseñanzas que van más allá de las que cualquier padre inculca a sus hijos. Toma nota de estos consejos para criar a un niño autista:

Consejos para padres con niños autistas

Actividades para niños con autismo
El autismo, un trastorno genético que produce una serie de discapacidades en el aprendizaje de los niños. Una de estas incapacidades puede ser la que se centra en la comunicación con los demás. Esta es una condición que no puede ser tratada, sin embargo, el niño puede mejorar si se detecta a tiempo y se le somete a un tratamiento temprano. Estos niños, suelen estudiar en colegios especiales pero los padres no deben olvidarse de que realizar determinadas actividades de manera regular con ellos.

Algunas de estas actividades pueden estar relacionadas con la música. Cantar, tocar instrumento o simplemente escuchar canciones, puede jugar un papel muy importante en el aprendizaje de un niño autista. Los padres y los maestros pueden enseñar a los niños, ciertos patrones de comportamiento mediante la asociación con ciertos tipos de música. Otra actividad puede ser la de jugar en el parque.

Actividades para niños con autismo

Los fármacos y el autismo
autismo es una condición permanente del desarrollo neurológico caracterizado por dificultades en la capacidad de relacionarse con los demás, el retraso en el lenguaje, y los patrones restringidos de comportamiento. El tratamiento del autismo se centra en la utilización de diferentes terapias del habla, ocupacionales y fisioterapia. El tratamiento farmacológico se utiliza a menudo cuando los niños o jóvenes tienen graves problemas de comportamiento que no pueden ser tratados psicológicamente.

Estos problemas incluyen la conducta autolesiva, la agresión y rabietas en respuesta a la rutina de las exigencias medioambientales. Estos problemas de conducta plantean grandes desafíos para los cuidadores, y también pueden interferir con otros aspectos del tratamiento. La terapia conductual, a menudo, ayuda a conseguir control, pero los medicamentos son necesarios cuando no se consigue.

Los fármacos y el autismo

Terapias para luchar contra el autismo
Hasta el momento, no hay establecidas claramente unas causas por las que el autismo se da en los niños. Aunque la genética es considerada uno de los principales culpables, diferentes investigaciones ponen de manifiesto que pueden existir distintas causas para que los pequeños sufran este trastorno. Los padres de niños autistas no para n de buscar e informarse sobre nuevas terapias de las que los niños en esta situación se pueden beneficiar. Además de continuar con un tratamiento regular, también se pueden considerar algunas nuevas terapias:

- Terapia de quelación
Los síntomas del autismo son muy similares a la de envenenamiento por mercurio. Es por esto que algunos terapeutas han estado utilizando la terapia de quelación para tratar el autismo. En esta terapia, se inyectan algunos productos químicos. Antes de optar por este tratamiento, los padres se deben informar sobre el daño que estas sustancias químicas pueden hacer a los niños, ya que pueden dañar los riñones y el hígado de los pequeños.

- Tratamiento con oxígeno hiperbárico
Algunos terapeutas consideran que aumentar el suministro de oxígeno al cerebro puede dar lugar a algunos acontecimientos positivos en los pacientes autistas. El tratamiento no supone ningún riesgo para la salud del niño y algunos padres han confirmado que han notado un cierto alivio en el problema de su hijo.

- Terapia con testosterona
Esta terapia comenzó a realizarse después de estudiar que el 75% de los pacientes con autismo son varones. En este tratamiento se administran ciertos medicamentos a los pacientes que frenan su producción de testosterona. Esta no es una terapia muy saludable ya que interfiere con sus hormonas sexuales que pueden conducir a sufrir al paciente un desarrollo sexual retardado, enfermedades cardíacas e hipertensión.

Los niños autistas
El autismo es un trastorno infantil que suele darse más en los niños que en las niñas.
Las habilidades de un niño autista pueden ser altas o bajas, todo dependerá tanto del nivel de coeficiente intelectual como de la capacidad de comunicación verbal.

Causas del autismo

Existen teorías que pretenden explicar con exactitud las causas del autismo. Son las siguientes:

1- Las relaciones del niño autista y su entorno y medio social. Se dice que un niño es autista porque no ha recibido suficiente cariño. Los padres han sido fríos, distantes y demasiado intelectuales con él.

2- Deficiencias y anormalidades cognitivas. Esta teoría todavía no está demostrada.

3- Ciertos procesos bioquímicos básicos.

Perfil de un niño autista

En el bebé se suele observar un balbuceo monótono del sonido. No sigue a la madre y puede entretenerse con un objeto durante un buen rato sin saber ni siquiera lo que es.

Cuando llega a la etapa preescolar, el niño se muestra extraño, no habla. No se relaciona con los demás niños. Incluso puede presentar conductas agresivas hacia su persona. Además, es capaz de llevar a cabo tareas de poco alcance una y otra vez.

¿Existe tratamiento?

La educación especial es el tratamiento fundamental y debe darse especialmente en la escuela. Se puede recurrir a la psicoterapia aunque, es difícil que los resultados sean positivos porque el niño autista habla muy poco.

El apoyo familiar es fundamental. Los padres deben saber que la alteración autista no es un trastorno derivado de la forma en que han criado a su hijo. Lo mejor es tener contacto con asociaciones para padres con niños autistas.

Por último, el tratamiento farmacológico deberá estar indicado por un médico especialista en la cuestión.