Ventajas de que los bebés caminen descalzos
Existe una rutina saludable: caminar descalzo por casa. Evidentemente, no se trata de hacerlo durante todo el tiempo sino en algunos espacios diarios. Esta rutina es saludable para los niños. Los pies se mueven con mayor libertad, en un claro contraste con el uso del calzado de invierno. Esta libertad de movimiento de dedos y pies, además de los estímulos que recibe el niño al caminar, favorecen la circulación sanguínea.

Además, al caminar descalzos los niños también experimentan el tacto con la superficie que les rodea. Caminar descalzo también es una rutina aconsejada para prevenir los pies planos. La formación del arco plantar se completa en torno a los cuatro años.
Seguir leyendo