Las peligrosas pilas de botón
Los padres deben estar constantemente muy atentos cuando los niños están muy cerca de dispositivos con pilas de botón. El Dr Simon Craig y sus colegas del Centro Médico Monash en Melbourne han explicado algunos casos de niños de corta edad con complicaciones graves tras la ingestión accidental de pilas de botón. Uno de los niños de 12 meses apareció en urgencias por un episodio de asfixia en casa.

El diagnóstico fue que había ingerido una pila de botón. Aunque la pila solo había estado presente durante horas en su interior, el niño más tarde ha desarrollado problemas respiratorios y requiere una terapia intensiva para su curación. El niño tuvo que ser sometido a una traqueotomía, y pasó más de tres meses en el hospital recuperándose de su lesión. Las pilas de botón pueden causar lesiones graves cuando quedan alojadas en el esófago, ha explicado el doctor Craig.

Las peligrosas pilas de botón

El peligroso BPA para las embarazadas
Según un nuevo estudio, las mujeres embarazadas deben evitar o limitar el consumo de alimentos enlatados debido al contenido químico. El BPA es un producto químico muy polémico utilizado en la fabricación de revestimientos para latas en las que se introducen alimentos. Un estudio reciente, realizado por National Work Group para algunos supermercados, trató de determinar la cantidad de bisfenol A (o “BPA”) al que consumidor medio está expuesto.

El análisis de las latas mostró que el 92% de las muestras de alimentos en conserva contenía BPA. El BPA fue estudiado junto con otro 62.000 productos químicos por la FDA en 1963 bajo la categoría GRAS, que significa “generalmente considerados como seguros.” En ese momento, la FDA afirmaba que la exposición al BPA en dosis pequeñas no causaría ningún daño. Las investigaciones posteriores han sugerido lo contrario.

El peligroso BPA para las embarazadas

Tips para evitar los peligros en la cocina
El hogar, un lugar en apariencia apacible también tiene sus peligros cuando pensamos en niños. Por ejemplo, un niño solo en una cocina puede hacer cosas que son peligrosas para él. Por esta razón, los adultos siempre deben tomar precauciones. Por ejemplo, todos los productos tóxicos de limpieza, los medicamentos y demás productos de este tipo deben estar a una altura a la que el niño no pueda llegar ni siquiera subiéndose a una silla.

Del mismo modo, también es bueno no tener al alcance de los niños material de cocina que puede ser hiriente como por ejemplo, un cuchillo o un tenedor. Por otra parte, debes educar a tus niños de tal forma que deben saber que la cocina no es un lugar para jugar. Para divertirse tienen otros espacios, su habitación o el comedor. Pero la cocina es el lugar en el que se prepara la comida, por ello, existen peligros con el fuego o el horno. De este modo, es mejor que el niño tampoco entre cuando tú estás entre los pucheros. Por otra parte, el suelo siempre debe de estar limpio y seco para evitar que resbale con facilidad.

Tips para evitar los peligros en la cocina

La peligrosidad de algunos juguetes
Cuando los niños son pequeños, hay que tener mucho cuidado con todo aquello que les rodea, incluidos los juguetes. Muchos juguetes pueden ser perjudiciales para la piel de los niños o les pueden producir otros desagradables problemas como la asfixia. Siempre se deben comprar juguetes cuyas etiquetas nos aseguren que han pasado una serie de medidas de seguridad. Si se tiene alguna duda, siempre se puede preguntar a los vendedores.

Existen juguetes que pueden ser realizados como plomo. La exposición al plomo es muy perjudicial para los pequeños. Los padres deben evitar la compra de este tipo de juguetes. Otro material peligroso es el que se utiliza para realizar la piel de los ositos y perros de peluche. Si el bebé se lo lleva a la boca, este material le puede llegar a producir la asfixia. Evita que el pequeño juegue demasiado tiempo con esos juguetes sin supervisión.

La peligrosidad de algunos juguetes

Los niños y la electricidad
¿Está tu casa preparada para soportar los movimientos más escurridizos de los niños? ¿La seguridad eléctrica en tu casa está pensada para protegerlos? Solo en Estados Unidos se producen al amo una media de 300 electrocuciones y 150.000 incendios que afectan a los más pequeños. Existen dos tipos de riesgos eléctricos en las casas: riesgos por descargas eléctricas y fallos eléctricos que producen incendios.

Cuando se tienen niños en casa, hay que evitar, en la medida de lo posible, que surjan problemas eléctricos que pueden afectar a su integridad física. Debes enseñar a los pequeño que nunca deben poner los dedos o meter objetos en los enchufes o cualquier objeto que se “mueva” mediante la electricidad, incluso aunque estén apagados.

Los niños y la electricidad

Peligros en el cuarto de baño
A veces, sólo te preocupas de tapar perfectamente los enchufes para que tu pequeño no meta los dedos en el, pero ¿te has fijado en el resto de peligros que hay por la casa? Una zona muy peligrosa es el cuarto de baño. Por si todavía no te has dado cuenta, los niños desarrollan muy pronto esa “pequeña” fuerza que les permite abrir la mayoría de las puertas. Esto les suele resultar más fácil dependiendo del tirador que tengan dichas puertas. Intenta que sean circulares paraqué les cueste mucho más.

Los azulejos del baño pueden convertirse en una seria amenaza. El suelo del baño suele ser bastante resbaladizo lo que puede producir que el pequeño sufra algún pequeño accidente. Para evitar las caídas y resbalones innecesarios, intenta cubrir el suelo con alguna alfombra. En el interior de la bañera, sucede lo mismo. Debes colocar una alfombrilla especial antideslizantes para bañeras.

Ten cuidado con los grifos. Seguro que piensas que estos no son un problema ¿verdad? Pues estás equivocada. Puede que al pequeño le dé por jugar con el agua que sale del grifo. ¿Has pensado en esa agua caliente que cuando lleva un tiempo saliendo a presión se caliente más y más? Intenta revisar el calentador del agua o poner un tope en el grifo para que no se queme.

Otros peligros potenciales son los diferentes complementos esenciales que tienes por el baño: champú, gel, aceites corporales, lápices de ojos, etc. Intenta colocarlos a una buena altura para que el pequeño no continúe con sus “experimentos”.