Talentos extraordinarios
Personajes célebres sufrieron durante su infancia debido a su talento intuitivo y verdaderamente extraordinario. Y hoy día sigue habiendo niños, futuros cerebros potenciales que padecen el mismo conflicto.

La historia ha demostrado que Thomas Edison, Albert Einstein, Leonardo da Vinci, Winston Churchill o Emily Dickinson destacaron, ya en la niñez, por sus altas capacidades artísticas o habilidades sociales.

Si a una edad temprana un menor domina uno o más campos científicos o artísticos, emprendidos generalmente por adultos, se le puede considerar un niño prodigio.

La Asociación Española para Superdotados y con Talento es un espacio privilegiado para individuos con un coeficiente intelectual más alto que lo común. Allí se realizan diferentes actividades entre las que se encuentran la divulgación de la existencia y encuentro de personas con unos rasgos que les confieren singularidad.

Frecuentemente un niño prodigio vive dos vidas paralelas pero bien distintas; una como un genio reconocido en su campo y otro como un niño que intenta encajar en la sociedad con su grupo de edad. También mucha dedicación a una parcela en la que se destaca, puede generar conflictos con los otros.

Se suele dar la circunstancia de menores que triunfaron como genios durante su infancia pero no llevaron una carrera exitosa como artistas adultos. Es el caso de jóvenes promesas musicales como Stevie Wonder, Steve Winwood y Billy Preston.

Asimismo, durante décadas un elemento básico del cine y la televisión ha recaído en el carácter estereotipado de un niño prodigio. De este modo, el personaje principal Doogie Howser en la serie de televisión Doogie Howser, MD era un niño prodigio que se graduó de la escuela de medicina. Malcolm de “Malcolm in The” y Lisa Simpson de “Los Simpson” también se considera genios, reconocida por su inteligencia superior en comparación con los adultos.