Tener un hijo invidente
Las familias luchan incansablemente contra la discapacidad visual de sus hijos, sobre todo si éstos son menores. Conviene hablar abiertamente del tema e iniciar un proceso junto a un profesional especializado, que oriente a la familia acerca de las posibilidades de rehabilitación y la educación o estimulación necesaria que debe recibir el niño para adaptarse de una manera más funcional al mundo que lo rodea.

El niño ciego potencia el uso de los otros sentidos como una manera de compensar y de relacionarse efectivamente con el medio que le rodea. Por lo tanto la representación que el invidente hace de sí mismo es muy diferente a la que hace una persona con condiciones visuales normales.

Desgraciadamente, todavía se dan situaciones de discriminación en la sociedad ante la presencia de niños ciegos pero la familia debe inculcar fortaleza a su hijo y ofrecerle las herramientas precisas para que edifique un futuro exitoso.

Se trata de que el pequeño se desenvuelva de manera autónoma e independiente. Será muy útil que conozca el manejo del ábaco, de la lectura y escritura en braille, mecanografía, informática y que se potencien sus sentidos para tener una mejor orientación y movilidad. De igual o mayor importancia son el desarrollo de destrezas básicas para la vida cotidiana como las habilidades para alimentarse, vestirse y asearse por sí mismo.

Un niño con ceguera no necesariamente ha de involucrarse sólo con niños o personas ciegas, aunque es importante que conozca de otras personas y niños ciegos, con los cuales se pueda identificar y compartir experiencias. Así, un niño ciego con un adecuado proceso de rehabilitación, puede integrarse a un aula normal. Esto es, a un aula donde la escuela entienda sus necesidades educativas especiales y le apoye a través de tutores y de un currículo adaptado.

Desde el seno del hogar, hay que preparar a los niños ciegos para cuando surjan las preguntas, formuladas por otros niños o adultos, acerca de su ceguera. La tarea de los padres consistirá en explicarle los aspectos prácticos de su condición.