3 factores que aumentan el riesgo de depresión postparto
La depresión postparto es una alteración del estado de ánimo que afecta a la mujer poco después de dar a luz. En ese momento, experimenta la contradicción de sentir que debería sentirse alegre y, sin embargo, su estado de ánimo interno es otro. ¿Qué tres factores pueden propiciar este estado de malestar emocional?

Una experiencia del parto traumática

Si la experiencia de dar a luz ha sido traumática por algún motivo, la persona puede haberse sentido profundamente vulnerable en ese momento. Un parto difícil puede estar acompañado por la consecuencia del estrés postraumático.

Sin embargo, la madre no tiene el tiempo que necesita para centrarse en sí misma en este momento, ante la asimilación de todos los cambios que se producen en la agenda familiar. Por ejemplo, un parto con algún tipo de urgencia o el nacimiento de un bebé prematuro pueden dejar un impacto emocional en la mente.

Agotamiento físico

Cuerpo y mente tienen una interacción constante. Uno de los factores que incrementa la predisposición hacia la depresión postparto es el agotamiento físico como consecuencia de la falta de descanso y el sueño de calidad. Si la persona siente que tiene pocos apoyos en este momento de su vida, puede ser especialmente vulnerable ante el impacto de la soledad.

Para mitigar los efectos del agotamiento es recomendable disfrutar todos los días de un paseo diario y poner el foco de atención en el hecho de que esta etapa tiene principio y final.

3 factores que aumentan el riesgo de depresión postparto

Anemia

La sensación de debilidad emocional también puede estar motivada por un diagnóstico físico como la anemia. Es muy importante que ante cualquier posible síntoma de malestar, pidas ayuda. Puesto que en este caso, un tratamiento adecuado para solucionar la anemia es vital para incrmentar el bienestar y evitar que la situación empeore.