Vida antes de nacer
El nacimiento es el punto final de una maravillosa aventura que se inicia nueve meses antes, cuando un óvulo y un espermatozoide se unen y ponen en marcha una nueva vida.

El calendario de la vida de tu bebé añade una fase más en su evolución. Crece rápidamente y desde el principio ya posee unas características únicas.

La concepción. Semana 1 a 3. Hacia la mitad del ciclo menstrual los óvulos están lo suficientemente maduros para dejar el ovario y pasar a la trompa de Falopio, donde deben tener lugar la concepción. Allí espera a su pareja (el espermatozoide) alrededor de 24 horas.

No es tan sencillo que se produzca este encuentro a la primera. Aunque, al eyacular el hombre libera millones de espermatozoides (350 millones), sólo un centenar llegará a la parte externa de la trompa de la mujer y sólo uno fecundará el óvulo: el más fuerte.

El óvulo fertilizado (el cigoto) no permite que penetre ningún otro espermatozoide y se cierra para impedir que lo hagan los otros que han conseguido aproximarse. El óvulo fertilizado completa su viaje de 7 a 10 días desde el ovario hasta el útero, donde anida en el endometrio, la capa interna del útero.

Suele ocurrir el octavo día después de la fecundación: el sistema inmunológico se prepara para no rechazar este cuerpo diferente. Esta primera célula ya posee los caracteres genéticos del futuro bebé: 23 pares de cromosomas pertenecen al padre y 23 a la madre. Poco después de divide en dos: una parte se convertirá en placenta y la otra en embrión.

Ya es un feto. Semana 11. Durante esta semana los ginecólogos se referirán al embrión como “feto”: ha cambiado tanto que, a partir de ahora, recibe otro nombre. La parte más crítica del desarrollo del bebé ya ha pasado. Ahora crecerá rápidamente. Ya mide de 2 a 3 centímetros y duplicará esta medida hacia finales de la semana. La cabeza ocupa la mitad de su “cuerpo”, y durante el transcurso de esta semana la sangre comenzará a circular entre el bebé y la placenta. El corazón bombea sangre en un latido muy rápido (160 pulsaciones por minuto).