Vitaminas para el bebé
¿Necesita vitaminas mi bebé? Parece una pregunta sencilla pero, desafortunadamente, la respuesta es más difícil de lo que parece. Exactamente la pregunta exacta debería ser: ¿necesita mi bebé un suplemento vitamínico? La respuesta es más directa: sí, esto puede ser necesario en algunos casos.

Uno de los casos más habituales en los que se necesita un suplemento vitamínico es cuando el pequeño nace de manera prematura. Tu pediatra te recomendará que tome vitamina A. La vitamina D suele ser recomendada cuando el pequeño está siendo amamantado pero esta leche no es suficiente para él. El niño debe recibir todas las vitaminas que necesita de la leche materna o de una fórmula fortificada con hierro.

¿Por qué los bebés amamantados necesitan vitamina D? Esta vitamina es imprescindible para prevenir enfermedades como por ejemplo el raquitismo. Consulta con el pediatra sobre la ingesta de esta vitamina. Todo dependerá de la cantidad de leche que tome el niño y de la calidad de la misma. Como te hemos comentado, si el niño es simplemente amamantado y esta leche no es lo suficientemente “fuerte”, el pequeño puede tener algunos problemas. Algunos no necesitan este suplemento vitamínico.

Tampoco debes obsesionarte con el tema y directamente y “por si acaso” añadir a la dieta del niño vitamina D. Esto tampoco significa que decidas no darle el pecho por si esta vitamina fuera escasa. ¿Sabes que ayuda a los bebés a generar su dosis diaria de vitamina D? Por extraño que te parezca, el sol. Esto no significa que dejes al pequeño “friéndose”, ya que todos hemos oído hablar de la problemática de los rayos solares. Sólo 5 minutos serán suficientes para el bebé.