Problemas al separarse del pequeño
La ansiedad por separación, es una parte normal del desarrollo infantil. Aunque el pequeño pase bastante tiempo con otros niños y con otros mayores que se responsabilicen de él, el pequeño sólo se siente seguro contigo. Un tiempo después del parto, seguro que quieres volver a hacer, más o menos, tu vida normal: salir a cenar con otros adultos, ir al cine, etc. Buscarás una buena niñera pero, la ansiedad por separación puede causar verdaderos problemas en casa.

Cada año, millones de padres observan a su pequeño llorando desde la ventana de la guardería, cuando se marchan a trabajar. Aunque la mayoría de los niños dejan de llorar a los cinco minutos para la mayoría de los padres, esa despedida se hace muy dolorosa e incluso hace que se sientan culpables. Las causas de este tipo de problema, no se han establecido definitivamente, pero hay maneras de manejar la situación minimizando el estrés y el “dolor” para todos.

Los niños que comparten su vida con otros familiares, o amigos de sus padres, suelen tener menos problemas, ya que están más acostumbrados a realizar cosas con otras personas distintas a sus padres. Los pequeños que están especialmente protegidos, o cuyos padres no tienen demasiada vida social, son los que suelen tener mayores problemas para quedarse con otros cuidadores.

Los niños que pasan tiempo solitos en sus cunas o en sus sillitas, también tiene menos problemas de adaptación a la nueva situación. Cuando los padres dejan a sus niños pasar el rato en la cuna, los bebés aprenden el arte de la auto-calma. En lugar de llorar y esperar que alguien vaya a entretenerlos, se entretienen ellos solos. Un niño puede estar solo sin necesidad de estar asustado o enojado.