Bienvenida del bebé
Se acerca el día del parto y estás llena de emoción por ver por fin el rostro de tu bebé. Al principio todo adquiere cierta complicación pero con una excelente organización, tendrás todo a punto.

Limpieza a fondo. A medida que se aproxima la fecha prevista de parto, dos de cada tres mujeres sienten la necesidad de limpiar en profundidad la casa. Lo primero es lavar y planchar bien la ropita del pequeño. Hazte con un detergente suave, poco jabonoso para evitar irritar su delicada piel. Si tienes que arrodillarte para limpiar las zonas de polvo más escondidas, adelante ¡Ésta es una forma estupenda para ayudar al bebé a adoptar la mejor posición para el alumbramiento! Debes evitar los productos químicos abrasivos y ponte siempre guantes.

Es buen momento para comprar los accesorios que precisará el niño, por eso elige un cochecito plegable que puedas apoyar en la pared de su habitación, un mueble cambiador que te sirva de bañera o de cómoda, y una cuna que más tarde puede transformase en una camina. Se trata de ser lo más práctica posible.

En forma. Lo aconsejable es haberte acostumbrado a comer sano antes de que haya nacido el bebé. Necesitas una buena nutrición en esta etapa aunque dispondrás de menos tiempo para cocinar ya que los cuidados del pequeño requieren bastante entrega. Los alimentos más idóneos son los yogures y quesos, sardinas en lata y frutos secos para mantener los niveles de energía altos… Y no te olvides de tomar tu dosis diaria de calcio.

La opción de comprar por Internet sin moverte de casa te resultará de gran utilidad. Ya son muchos los supermercados de grandes superficies que han puesto en práctica esta medida.
Si cuentas con buenos amigos, pídeles que os ayuden a ti y a tu pareja a decorar el cuarto del bebé. Puede llegar a ser un bonito detalle por el nacimiento de la criatura.