Botas de lluvia infantiles
Ya ha llegado el otoño y aunque las temperaturas son demasiado buenas para esta fecha, al menos donde yo vivo, pronto comenzará frío y la lluvia, dos elementos imprescindibles en todo otoño-invierno que se precie. Eso implica que el vestuario de los peques cambie totalmente y lleguen protagonistas como gorros, bufandas o botas ya que deberán estar bien protegidos para no coger ningún resfriado.

Un elemento muy importante, sobre todo si vives en una zona en la que llueve con frecuencia, son las botas de lluvia, y es que es muy importante que los pies de los niños estén protegidos y a salvo de humedades para que no coja ningún hongo o cualquier enfermedad, además de la incomodidad de que con cualquier otro calzado pueden ir todo el día con los pies mojados.

Las botas de lluvia no le gustan a todos los niños, especialmente si ya son algo creciditos, pero aún así hay que conseguir diseños que les gusten para que se las pongan sin ningún problema. Hay muchos modelos y materiales aunque los mejores, a mi gusto, son las que son de goma y tienen forro de lana en el interior ya que así no solo se protegerán de la lluvia sino que siempre tendrán los pies calentitos y secos.

Si el niño ya es algo mayorcito y está en esa edad en la que no quiere cosas infantiles, convéncele para que vaya contigo de compras y así pueda elegir un par de diseños que le gusten ya que al haber tantos niños que no las quieren, los fabricantes se han puesto las pilas y las han fabricado con diseños para todos los grupos de edades y con muchos diseños que van desde sus dibujos animados favoritos a diseños más sobrios para los niños que “pasan” de dibujitos.