Calmar la ansiedad por ser madre
Ser madre es un deseo muy positivo que experimentan muchas mujeres en algún momento de su vida. Sin duda, también se puede dar la opción contraria, la de aquellas personas que no tienen ningún instinto maternal y prefieren volcarse en su trabajo antes que en el hecho de formar su propia familia. Cada persona tiene su propio modo de vivir y debe sentirse realizada en base a sus circunstancias.

Algunas personas que superan la barrera de los treinta años se ven desbordadas por la ansiedad de ser madres hasta el punto de que la edad puede convertirse en una auténtica presión, e incluso, en un agobio. Es verdad que los expertos explican que los riesgos de un embarazo aumentan con la edad pero también es cierto que tener un bebé implica muchos factores y matices, y no todos ellos dependen de la voluntad. Existen factores que están abiertos al azar. Por ejemplo, existen muchas chicas que a pesar de que desearían tener un bebé todavía no han encontrado una pareja estable con la que formar un proyecto de futuro.

Por otra parte, también existe otro tipo de ansiedad. Y es la de aquellas parejas que llevan un tiempo intentando tener un bebé, sin embargo, no logran su objetivo de forma inmediata. La ansiedad lejos de ayudar lo único que hace es aumentar la sensación de frustración y de tristeza.

Aquellas personas que se dejan llevar por la ansiedad de ser madres en algún momento de su vida están cometiendo el error de convertir este objetivo en su único motor. Es decir, existen muchas más parcelas de tu vida que debes cuidar y cultivar para sentirte bien contigo mismo.