Campamentos de verano: un plan excelente
Cuando llegan las vacaciones de verano conviene tener presente varias cuestiones, y es que, los niños tienen mucho tiempo libre, es decir, al igual que durante el tiempo de colegio tienen un plan de actividades a realizar, al menos, durante el verano es necesario que los niños tengan unos días que sean diferentes a los demás. Por ello, es posible pensar en actividades tan divertidas como la de asistir a un campamento.

Lo cierto es que el concepto de campamento también ha evolucionado mucho puesto que existen ciudades que ofertan actividades de campamentos urbanos para que los niños estén disfrutando y aprendiendo mientras sus padres están trabajando. Pero evidentemente, también existen ofertas interesantes de campamentos al uso en donde el niño pasa unos días fuera de casa. Para empezar este tipo de iniciativa merece la pena por eso mismo. Porque el niño empieza a tomar independencia de su familia, desarrolla sus habilidades sociales, supera la timidez. Es decir, el niño tiene que esforzarse por adaptarse e integrarse, por ello, conoce gente nueva.

En general, hay niños que puede que se muestran poco receptivos a la hora de acudir al primer campamento, sin embargo, si la experiencia es buena y positiva seguro que está deseando que llegue el próximo año para disfrutar nuevamente de un plan diferente. Además, también es esencial ayudar al niño a entender que la experiencia merece la pena. Por ejemplo, haciéndole entender que en ningún momento se sentirás solo porque contará con la ayuda de monitores
cercanos y eficaces. Pero además, durante la estancia en el campamento también es adecuada la comunicación telefónica.

Además, en el campamento el niño también está en contacto con la naturaleza, conoce nuevos paisajes y hace deporte. Algo que sin duda, merece la pena cuando se está en pleno proceso de crecimiento.