Celebración civil por su nacimiento
La maternidad o paternidad por primera vez supone un acontecimiento que, por regla general, incita a la organización de una celebración para dar la bienvenida en sociedad al recién nacido. En España la tradición es festejar el nacimiento del bebé a través de un bautizo según la fe católica seguido de un banquete que reúne a familiares y amigos. Sin embargo, hoy muchas parejas, con propias filosofías de vida, prefieren poner todo a punto para una fiesta civil.

Independientemente de credos o religiones, en la sociedad actual se mantiene con firmeza y fuerza la necesidad de celebrar los ritos más importantes de un modo laico.

Cuando bautizas a tu hijo significa que crees en el sentido del sacramento del Bautismo, es decir su incorporación a la Iglesia como miembro de Cristo y la eliminación de la huella del pecado de Adán…Muchas parejas no comparten esta creencia, más bien consideran que su hijo es libre y puro desde el mismo día de su nacimiento y la nueva vida que se le abre le otorgará las posibilidades para perfeccionar su camino… Un camino para superar dificultades y encontrarse uno mismo.

A nivel nacional existen ya muchas empresas dedicadas, exclusivamente, a la organización de ceremonias civiles. Un equipo de profesionales especializados, que confían en el mimo proyecto que los progenitores del bebé, tiene como meta realizar un acto con la emotividad, vistosidad y personalización requeridas.

Al acto de la ceremonia civil se le denomina realmente “ceremonia civil de otorgamiento de carta de ciudadanía”. De hecho, en un número significativo de tales celebraciones el alcalde o concejal lee los artículos recogidos en la Convención Internacional de los Derechos de la Infancia (1989), mediante los cuales se invita a los padres y familiares del niño a que la vida del menor sea lo más placentera posible, procurando siempre su bienestar.