Celebrar el día de la Madre
El día de la Madre se celebra este domingo primero de mayo. Sin embargo, como a la hora de educar a un niño conviene ser original y creativo, cualquier fecha del año es buena para buscar un motivo por el que celebrar el valor de la familia y disfrutar de un plan de fin de semana. El día de la Madre está considerado por muchos como una fiesta meramente comercial que incita al consumo y a las compras.

Sin embargo, esta fecha tan especial también es una oportunidad para mostrar el cariño y el afecto. Por ejemplo, es buen momento para que los niños den las gracias a su madre o le digan “te quiero”. Además, los más pequeños de la casa suelen utilizar técnicas muy sencillas para llevar a cabo este objetivo, por ejemplo, un dibujo que han realizado en el colegio o un poema escrito por ellos mismos.

Recuerdos que son simbólicos y que las madres recuerdan más allá del paso del tiempo. Una madre es un referente para cualquier niño puesto que existen pocas personas que son capaces de querer de una forma tan incondicional como una madre que siempre está ahí para apoyar y cuidar de su hijo, renunciando incluso, a su propio espacio.

Festejar el día de la Madre puede convertirse en una bonita tradición familiar a través de la cual fortalecer los vínculos y el afecto. Es posible celebrar una comida diferente en casa, organizar un día de campo, acudir al cine en familia, realizar una excursión… las opciones son diversas y variadas, dependiendo incluso, de la propia ciudad de residencia puesto que en las capitales grandes como Madrid o Barcelona existe una oferta de ocio muy variada e interesante. El día de la Madre debería celebrarse y recordarse todos los días del año.