Clases de canto para niños
Es realmente positivo que las mamás canten a sus hijos. Incluso antes de nacer, la mayoría de los bebés cantan. Por eso, los padres han de dejar que los menores improvisen sus canciones libremente.

A medida que la edad del niño es mayor, se está dando un hecho preocupante: Las actividades de canto disminuyen.

En general, la música es un elemento cotidiano de gran repercusión emocional en la vida de todo ser humano. A la hora de concebir la música, existen dos modos de procedimiento. El primero, se realiza de manera natural y se aprende por la propia transmisión del sonido y su repetición. La segunda se adquiere artificialmente e implica una teorización. Ambas deben complementarse en la escuela con el fin de que los alumnos alcancen un sentido crítico y estético en cuanto a la apreciación musical a la que se encuentran expuestos en sus vidas cotidianas.

Comunicarse, desarrollar la imaginación y la inteligencia son algunos de los beneficios que aportan las lecciones de canto. A los niños lo único que les interesa es jugar, mediante el canto pueden jugar y aprender a la vez. Sin embargo, el niño, incentivado por los maestros y maestras de música de la escuela primaria, tiene la posibilidad de llegar a ser un profesional de la actividad musical. Ello dependerá, esencialmente de su don natural… De cualquier modo, habrá adquirido un saber que nadie le podrá quitar en el futuro.

En España son escasos los institutos pedagógicos y las universidades que enseñan “canto” como asignatura. En Primaria, se suele establecer un programa completo que combina actividades de audición, reconocimiento, reproducción y representación de combinaciones sonoras y estructuras musicales sencillas y dictados musicales escritos.

En su libro “La iniciación musical del niño”, Violenta Hemsy de Gainza, afirma que:

Una canción es infantil cuando responde a las necesidades musicales y espirituales más auténticas del niño a una edad y en un ambiente determinados. Cuando cumple estas condiciones, el niño la acepta y la hace suya, entrando desde ese mismo momento a formar parte de su mundo interior.