Claves para fomentar la responsabilidad en los niños
La responsabilidad es una de las cualidades más importantes de una persona a la hora de hacer frente a proyectos que implican trabajo, esfuerzo y constancia. Este hábito no se adquiere en la etapa adulta sino durante la infancia. Es decir, cada niño, en base a sus posibilidades y a su rutina cotidiana hace frente a obligaciones que debe cumplir: el horario escolar, los deberes, las clases extraescolares…

Cualquier profesor comprueba que no todos los niños son igual de constantes, por ejemplo, a la hora de hacer la tarea. Lo cierto es que los padres tienen un papel muy importante a la hora de fomentar la responsabilidad en los niños. Se trata de que cada peque se haga cargo de sus obligaciones y asuma sus errores en el momento adecuado. Por ejemplo, es mejor que si un niño no hace un día la tarea no ponga ninguna excusa y asuma que tiene su responsabilidad. Cuando se actúa de este modo se aprende, por el contrario, cuando siempre ponemos excusas a aquello que nos sucede lo que hacemos es vivir como si fuésemos víctimas de la suerte o del destino.

Para que los niños sean más responsables es importante que los padres establezcan unas normas que sirvan como punto de partida. Tanto el padre como la madre deben estar de acuerdo en el contenido de dichas normas. Los niños en casa también deben hacerse cargo de tareas sencillas. En la medida en que cumplen años, es importante aumentar de forma gradual dichas tareas.

El error de muchos padres es que terminan haciendo las tareas de los niños. Por ejemplo, siempre terminan ellos recogiendo los juguetes de la habitación. Debes mantenerte firme en tu posición y lo único que puedes hacer es asesorarle un poco y animarle pero nada más.