Cómo afrontar el síndrome del príncipe destronado