Cómo ahorrar en el gasto escolar
Con la vuelta al cole y el comienzo de las clases, los gastos se multiplican. Sin embargo, existen formas de ahorrar. Lee atentamente algunos consejos para orientarte acerca de las compras al por mayor, aprovechar ofertas y comprar de segunda mano libros para los más pequeños.

Prepara un inventario y presupuesto realista de los gastos previstos. Anota todo aquello que tu hijo necesita para así tener una cantidad aproximada de cuánto debes y puedes gastar. Si lo tienes todo claro, evitarás tentarte con artículos innecesarios.

Es fundamentar buscar bien y comparar precios. A veces puede resultar más sencillo comprarlo todo en un mismo lugar, pero puede que no es el mejor modo de ahorrar. Debes informarte acerca de las ofertas de los diferentes establecimientos para que tus compras sean menos costosas y más provechosas.

Los cuadernos, lápices y complementos escolares son materiales que los niños quieren estrenar nuevos o que estén personalizados con sus personajes favoritos. Sin embargo, antes de comprar, realiza un inventario de lo que tienes en casa, es posible que mucha cosa se pueda terminar de aprovechar. Con eso evitarás comprar más de lo mismo.

La indumentaria o vestimenta es muy importante. En muchos colegios el uniforme es de uso obligatorio y obliga a los padres a comprarlo en un determinado lugar, puedes ahorrar confeccionándolo tú mismo o mandando a la modista para que arregle el de años anteriores.

Durante el año escolar, los niños dejan de desayunar, almorzar o merendar en casa. Pero lo hacen fuera y eso tiene un coste que al final del mes es un gasto importante. Para poder ahorrar, algunas escuelas ofrecen comedores con un menú diario incluido en la cuota o por pago extra. Puede ser una buena solución siempre que se garantice una alimentación saludable. Otra opción más económica es que les prepares un bocadillo en tu casa, aunque eso lleva más tiempo.

Los libros y textos cambian cada año, pues se utiliza diferente material educativo. Si bien es un material indispensable, existen diferentes formas de gastar menos. Reutilízalos si tienes hijos mayores que usaban los mismos libros, pregunta si hijos de familiares o amigos los han utilizado y pídeselos prestados.