Cómo controlar el acceso a internet por parte de los niños
Las tecnologías en sí mismas no son buenas ni malas. Es decir, su bondad reside en el uso que hacemos del teléfono móvil, la televisión, internet… Por ejemplo, no es saludable pasar cinco horas cada día frente a la tele, sin embargo, sí que es muy agradable que los niños puedan disfrutar un rato el fin de semana de sus dibujos animados favoritos. En relación con las nuevas tecnologías, internet se ha convertido en una fuente de preocupación para muchos padres. En primer lugar, porque algunos padres no tuvieron internet en su infancia, es decir, en cierto modo, a veces, existe una gran distancia generacional entre padres e hijos.

¿Cómo se puede controlar el acceso a internet por parte de los niños? En primer lugar, valorando si realmente, es necesario que haya un ordenador en casa. Esa es la mejor forma de evitar todas las tentaciones del mundo. Por otro lado, aunque haya ordenador, puede que no necesites internet. Pero en caso de que el padre o la madre lo necesiten por motivos laborales, es tan sencillo, por ejemplo, como guardar un cable del ordenador importante en un sitio que el niño no conozca para que no pueda darle ninguna utilidad.

Además, también tiene una mención especial el hecho de analizar dónde se debe colocar el ordenador en casa. En este caso, es mejor que no esté en la habitación de los niños ya que en ese caso, sería ilógico decirle que no puede utilizar algo que está en su propio cuarto. El mejor lugar para colocarlo, puede ser la habitación de los padres. Y si no, en una zona común de la casa.

De este modo, es más fácil saber qué está haciendo el niño en el ordenador y qué páginas está consultando. Las tecnologías no son buenas ni malas. Pero sí es esencial educar también a los peques en el uso adecuado del ordenador. Por ejemplo, pueden utilizar internet y algunas fuentes para aprender inglés.