Cómo debe implicarse el padre en el nacimiento de su hijo
Desde el momento en que una mujer se queda embarazada se convierte en protagonista directa de un milagro tan fascinante como el de la vida ya que a partir de ese instante va a sufrir muchos cambios dentro de sí misma tanto a nivel anímico como emocional. Durante muchos siglos de historia, la mujer era por tradición la persona encargada de cuidar la casa y de los niños. Sin embargo, con la evolusión social y la incorporación de la mujer al mercado laboral, las coasas están cambiando no sólo para ellas sino también para ellos.

Es decir, ahora, el padre no es sólo aquella persona que trabaja y mantiene el hogar sino que también, debe ser protagonista de la educación de sus hijos, tiene que compartir momentos con ellos, ser un referente y un modelo a seguir en su educación. Por ello, los padres deben ser partícipes de esta responsabilidad desde el primer momento del embarazo. ¿Cómo se logra este objetivo?

En la medida en que se implica en todo aquello que tiene que ver con el nacimiento del niño. Por ejemplo, sería recomendable que cualquier futuro papá acompañase a su pareja al ginecólogo y estuviera presente en los grandes momentos, como por ejemplo, la primera ecografía. Pero además, ser partícipe también implica apoyar emocionalmente a la futura mamá, escucharle y atenderle porque vive un momento muy especial en el que es natural que también pueda experimentar algún tipo de temor.

Los padres también puedes involucrarse en los preparativos de la habitación del bebé. Del mismo modo, es momento de pensar de forma conjunta el nombre del niño. Una decisión realmente importante que remite a la identidad del pequeño. Por supuesto, el futuro papá también deberá estar presente en el gran momento del parto para dar ánimo y apoyo a su pareja.