Cómo escribir un cuento
Es posible que se te haya acudido una historia muy buena pero no sabes cómo trasladarla al papel sin que pierda sentido. Te damos algunos consejos para poder plasmar tu idea y la puedas contar a tu bebé. Aprende a escribir un cuento de verdad.

Comienza haciendo un resumen de tu historia en un párrafo de unas 100 palabras. Te servirá para llevar el argumento y aclarar lo qué quieres contar. Elige el punto de vista desde el que contarás la historia, para los niños lo mejor es narrador en tercera persona.

A continuación, crea una lista de los personajes que intervienen, define sus rasgos físicos y de carácter, además de la relación que los une. Si lo prefieres, puedes aprovechar en el cuento algunas de las frases que hayas escrito acerca de los personajes.

Piensa bien cuál es el conflicto o punto clave que tendrá el relato. A partir de ahí, amplía el resumen de la historia al triple de palabras para ver qué nueva información surge. Lo mejor es dividir la historia en escenas. Con eso conseguirás varios bloques narrativos para desarrollar tu cuento con creatividad.

Presta atención a todos los detalles desde que el relato empieza hasta que termina. Decide si vas a contar la historia en orden cronológico o con saltos temporales, quizás para que sea más comprensible es mejor que sea por orden. Escribe una escena cada vez para no confundirte con los sucesos.

Intenta guiarte al plan inicial cuando te pongas a escribir, procura evitar giros imprevistos e ideas nuevas para tu historia porque pueden llevar a confusión. Una vez que termines la escritura, lee en voz alta para comprobar que tenga una continuidad.

Finalmente, imprime sobre el papel para corregir los posibles errores. Cuando termines de contar la historia, déjala descansar un par de semanas para luego leerla desde otro punto de vista.