Cómo saber que el niño miente
La verdad es un concepto muy positivo no sólo en la infancia sino también en la etapa adulta. Sin embargo, es habitual que niños menores de cinco años puedan llegar a mentir de una forma no consciente en tanto que no reconocen al cien por cien, la realidad de aquello que forma parte de su imaginación. Por ello, los padres lejos de preocuparse deben tomar este acto como un juego.

Sin duda, en caso de que el niño siga mintiendo una vez que ha crecido sí que resulta más preocupante. Lo más importante cuando descubres que tu hijo miente con frecuencia es intentar entender la razón por la que están mintiendo. En algunas ocasiones, detrás de esa actitud puede existir miedo a la hora de decepcionar a los padres o temor a recibir una regañina. Así puede suceder, por ejemplo, en el caso de que un niño no haya obtenido buenas notas.

Por ello, cuando los niños mienten porque tienen miedo a la reacción de los padres es importante que tanto el padre como la madre logren encontrar el equilibrio a la hora de hacer entender al niño lo importante que es la verdad pero sin exagerar la situación ni hacer sentir culpable al pequeño.

En otras situaciones, también es habitual entre niños, que un niño mienta por tapar a otro. Es decir, para evitar que un amigo o que un compañero de clase pueda sufrir un castigo. De hecho, los niños tienen mucho miedo a la hora de ser considerados como unos chivatos. Nada mejor que hacer entender a un niño que decir la verdad es un mérito excelente. En caso de que el niño mienta de forma compulsiva es posible consultar la ayuda y el asesoramiento de un psicólogo experto en temas infantiles.