Compartir tiempo en familia
El tiempo es una realidad más del ser humano, es decir, la vida se mide en años, en días y segundos. Es cierto. De hecho, entender esto nos ayuda a tomar conciencia del poder del ahora para centrarnos en el aquí y dar valor a lo verdaderamente importante. Uno de los bienes más valorados es la familia. Sencillamente, en los momentos de tristeza descubres quiénes son las personas que te quieren de verdad y a la vez, en los momentos de alegría, también te sientes afortunado de poder tener a tu pareja y a tus hijos para disfrutar de un éxito, un cumpleaños o cualquier anécdota cotidiana de la rutina diaria.

En cualquier momento del año es necesario compartir tiempo en familia. Sin embargo, nunca como en verano para poder estar más con los niños ya que estar lejos del trabajo te permite centrarte en las relaciones familiares. Para ello, es necesario hacer planes: organizar una excursión, ir al cine, dar un paseo al final de la tarde, preparar una receta de verano todos juntos y disfrutar luego de una agradable comida…

No hay que ser idealista ya que la realidad es que al pasar más tiempo de convivencia con la familia también es normal que se produzcan más roces y más diferencias. Nada mejor que combatir estos posibles conflictos con mucha paciencia y también con mucho sentido del humor.´

De hecho, un síntoma de una familia feliz es la risa, el hecho de que los hijos disfruten pasando tiempo con sus hijos. Y se busquen planes conjuntos para aportar creatividad a la rutina diaria. Los niños además, también deben de pasar tiempo con sus abuelos, tíos, primos y demás familia para tener una infancia bonita.