Congelar la leche materna
Cuando termina el período de baja maternal y las madres deben volver al trabajo, siempre surge la duda de cómo puedes conservar la leche materna en perfectas condiciones para que tu bebé pueda seguir alimentándose con ella aunque tú estés fuera y se la vayan a dar en biberón. Una de las opciones más comunes es congelarla, así que te daré unos consejos para que sepas cómo hacerlo y también para que sepas cómo seguir alimentando a tu bebé con leche materna aunque tú no vayas a estar en casa. Toma nota:

– Normalmente no es necesario congelar la leche ya que si te la sacas de un día para otro aguanta perfectamente en la nevera. Aún así, no está de más tener en el congelador un par de tomas por cualquier emergencia que pueda surgir, como un viaje relámpago sin que te puedas llevar al bebé o cualquier otra cosa.

– La leche debes congelarla en el momento en el que te la extraigas, así que te conviene tener un par de recipientes válidos para alimentos y que sean de plástico o de cristal, que estén muy limpios, totalmente secos y que tengan una tapa que permita un cierre totalmetne hermético (un túpper te valdrá si es de calidad).

– No es bueno que mezcles leche de diferentes días cuando la congeles, es decir, que si hoy te quitas no la metas en el mismo recipiente que la que guardaste ayer. Lo ideal es que cada día lo metas en un recipiente diferente y que pongas la fecha en el envase para saber de cuándo es cada una.

– La leche materna congelada se conserva en buen estado durante dos o tres meses.

– Cuando quieras descongelarla, mete en una olla agua caliente y también el frasco de leche para que se vaya ablandando.

– De todas formas, decirte que la leche materna se conserva dos o tres días sin ningún problema en la nevera, así que si la vas a utilizar prontito no es necesario que la congeles.