Conocer el síndrome de Asperger
El síndrome de Asperger es un trastorno del comportamiento que, a menudo, se confunde con el autismo. Si bien, el síndrome de Asperger es una forma de autismo, hay una gran diferencia entre el autismo y él. Las causas del síndrome de Asperger no se conocen, aunque se cree que puede ser una herencia familiar. Puede ser diagnosticado a los 2 años de edad. Los niños con este problema, tienen una inteligencia por encima de lo normal.

Su desarrollo físico es normal y, a la par que el de sus compañeros, a pesar de que pueden presentar ciertos rasgos físicos inusuales. Pueden aprender igual que otros niños y no suelen mostrar dificultades a la hora de realizar tareas diarias. El problema principal, viene a la hora de interactuar con los demás. Carecen de desarrollo social ya que no pueden comunicarse de manera efectiva. Los niños con este síndrome no tienen ningún problema con el desarrollo del lenguaje y, a menudo tienen un gran vocabulario. Sin embargo, a pesar de este hecho, no pueden comunicarse con los demás.

Carecen de las habilidades sociales que a menudo damos por sentado. Los pequeños son incapaces de comprender el significado de las relaciones humanas. Carecen de sentimientos como el amor, la compasión, la simpatía, etc. que constituyen la base de cualquier relación. Como resultado, a menudo tienen dificultades para establecer amistad con otros niños o adultos.

Los niños con síndrome de Asperger pueden parecer completamente insensibles y sin compasión. Sin embargo, esto no es algo deliberado por su parte, ya que simplemente no alcanzan a comprender la gravedad de la situación. Por otro lado, estos niños también pueden mostrar un comportamiento demasiado emocional en momentos en los que no es necesario.