Conocer la vacuna de la gripe
La vacuna contra los resfriados no se ha desarrollado debido a que estos pueden ser causados por muchos tipos de virus. Sin embargo, la vacuna contra la gripe sigue siendo la mejor manera de prevenir y controlar la gripe. El virus de la gripe se clasifica en: A, B o C. El tipo A y B son los más graves, ya que son los que más a menudo producen complicaciones mucho más importantes. El tipo de virus C se asocia sobre todo con los síntomas del resfriado.

La temporada de gripe se extiende desde noviembre hasta abril más o menos. De octubre a noviembre es el momento de la vacunación habitual para la mayoría de la gente. También se pueden obtener buenos resultados cuando la vacunación se realiza en diciembre y enero. Se necesita hacer cambios en las vacunas anuales ya que el virus va desarrollándose de forma diferente cada año.

El efecto protector de la vacuna comienza a actuar rápidamente en las personas que han sido previamente infectados por el virus de la gripe o han recibido anteriormente alguna vacuna contra la gripe. La vacuna contra la gripe está hecha de virus muertos y no puede causar la gripe. El efecto secundario más común es dolor en el sitio de la inyección. La vacuna contra la gripe no es recomendable para ciertas personas adultas o niños. Debes consultar con tu médico antes de vacunar al pequeño.

Los niños pueden contagiarse los resfriados y la gripe mediante la tos, los estornudos, y tocando diferentes superficies tales como por ejemplo los juguetes. Hay que ser prudentes y acostumbrar a los pequeños a que se laven las manos. Esto ayuda a prevenir la propagación de infecciones respiratorias.