Conseguir que el bebé eructe
¿Te preguntas cómo puedes hacer eructar a tu bebé? Conseguir que el pequeño eructe es muy importante ya que estará mucho más cómodo y estará mucho más contento. Cuando alimentas al bebé, puede que trague demasiado aire. Este aire puede quedar atrapado en el estómago. Golpear suavemente la espalda del pequeño suele ser suficiente para que lo expulse al exterior.

Si el gas queda atrapado en el estómago se pueden llegar a producir cólicos. Una de las posiciones más utilizadas para la salida del aire es la de colocar al niño sobre el hombro. Dado que son muy delicados, asegúrate de utilizar una toalla para no terminar manchada. Con una mano, sostén la parte inferior del cuerpo y con la otra acaricia su espalda. Poco a poco ve dándole palmaditas hasta que consiga expulsar el aire.

Si con esta posición no consigues tu objetivo, puedes probar la posición de las rodillas. En esta, debes colocar al bebé sentado sobre tu regazo. Coloca tu mano sobre el pecho y mantén los dedos debajo de la barbilla. Masajea la espaldita con un movimiento circular hasta que el aire se libere. Si tampoco lo consigues puede probar lo siguiente: colócale en tu vientre, de tal manera que su cabeza quede apoya en un muslo, mientras que el estómago se apoya en el otro. Asegúrate de que está cómodo. Realiza un masaje circular de arriba a bajo de la espalda.

Puede que el pequeño tampoco consiga eructar así que después de comer colócale de pie y sostenle de tal manera que su espalda quede contra tu pecho. Mantén una de tus manos sobre el pecho del bebé. Presiona ligeramente hasta que pueda expulsar el aire.