Consejos para elegir una guardería o un cuidador personal
Cuando las mamás deben volver al trabajo, muchas veces tienen que ponerse a buscar esa niñera o esa guardería que les garantice que su pequeño estará perfectamente cuidado. Tanto si es un centro como si se trata de una persona que se quedará en casa, antes de nada hay que juzgar las habilidades y el carácter de la persona que esté al cuidado del pequeño.

Observa cómo se desenvuelve esa persona con otros niños. Debe mostrar signos de escuchar cuidadosamente y observar constantemente a los niños que tenga a su cargo o a un solo pequeño. Debe saber mantener y establecer ciertos límites para que los pequeños no se salten las normas y aprendan una disciplina que les ayudará durante su desarrollo. Esta persona, puede alentar a los pequeños a tomar sus propias soluciones siempre bajo su supervisión.

Si eliges finalmente una guardería, debes ver con anterioridad los días de vacaciones que tienen para ir organizándolos con anterioridad. Algo muy importante es inspeccionar cuántos niños hay por clase. Una superpoblación de pequeños con no demasiados cuidadores puede suponer un problema tras otro. Algo que no se te debe pasar es pedir las cualificaciones de los cuidadores, elijas un centro o una persona que esté en tu casa.

Por mucho que una persona se lleve muy bien con los niños, en caso de un conflicto o un problema, si no tiene unos conocimientos básicos el problema puede convertirse en tragedia. Asegúrate de verificar las referencias y realiza todas las preguntas que puedas para ver qué tal se desenvuelve esa persona.