Consejos para viajar con niños en verano
Las vacaciones de verano están cada vez más cerca. Los peques cuentan con ilusión los días y las semanas que quedan para despedir el curso académico. El tiempo pasa rápido pero a la vez, un año entero de clases también produce cansancio y agotamiento emocional. Por ello, el descanso propio del verano es más que necesario. Más allá de la crisis económica, muchas familias disfrutarán de unas vacaciones en el mes de julio o agosto.

En algunos casos, se trata de viajes sencillos, por ejemplo, ir al pueblo para visitar a la familia. Aquí tienes algunos consejos que puedes tener en cuenta en caso de que viajes con niños. Sin duda, lo primero que es importante entender es que los niños tienen una noción totalmente diferente del tiempo. Ellos tienen su propio ritmo, por ello, durante las horas de viaje pueden mostrarse un tanto aburridos porque los niños por naturaleza son impacientes. En ese caso, puedes recurrir a técnicas sencillas como la de contar una historia, un cuento que tienes en tu memoria, o jugar a juegos tan sencillos y tradicionales como las adivinanzas. Se trata de mantener la mente del niño ocupada de forma positiva.

El éxito de un viaje en familia se basa en la planificación. De hecho, en muchas ocasiones se disfruta más de dicho proceso, por la ilusión que produce, que del propio viaje. Merece la pena hacer partícipes a los niños de dicha planificación, contar con ellos, que puedan aportar sus propias ideas ya que de este modo, también se sentirán protagonistas de ese viaje de verano en familia.

Está claro que la agenda del viaje debe estar adaptada al niño, de lo contrario, se aburrirá y no disfrutará como debe de unos días de descanso. Lo más positivo para el niño es que pueda conocer a algún otro amigo en las vacaciones de verano con quien jugar en ciertos momentos.