Cuidado con las piscinas hinchables
Llegan las vacaciones de verano, por ello, es buen momento para pensar en formas de disfrutar el tiempo de ocio y de descanso en contacto con la naturaleza y con el aire libre. En este sentido, algunas familias son socias de las piscinas de su pueblo o de su ciudad, sin embargo, también existen casos de padres que compran una piscina hinchable para poner en el jardín y que los niños se diviertan y se refresquen desde la comodidad del propio hogar.

En cualquier caso, conviene tener precauciones a la hora de elegir estas piscinas hinchables y apostar siempre por la calidad puesto que también tienen sus peligros. Al menos, según muestran los datos aportados en un informe del Centro para Investigación y Política de Lesiones del Hospital Infantil Nacional en Ohio. Los datos resultan alarmantes teniendo en cuenta que un niño cada cinco días se ahoga en estas piscinas. No se trata de generar alarma, simplemente, merece la pena optar por la prudencia y el sentido común.

Resulta una necesidad que cualquier niño sea supervisado por la figura de un adulto mientras se está bañando y jugando en las piscinas hinchables. El hecho de que dicha piscina esté colocada en la propia casa no implica que debas relajarte ya que la mayoría de los ahogamientos se producen precisamente, en momentos breves de tiempo en los que los niños se quedaron solos.

Por otra parte, también debes estar informado para que las piscinas cumplan de forma obligatoria con todas las medidas de seguridad. El verano es una época de diversión y de alegría, sin embargo, también existe el lado amargo en tanto que también conocemos casos de niños ahogados a través de los medios de comunicación. Los peques siempre deben contar con la supervisión de un adulto ya sea en la piscina de casa o en la playa.