Cuidar la espalda de los niños
La salud es lo primero a cualquier edad, ese bien que nos permite valorar otras cosas. Pues bien, en relación con la salud de los niños merece la pena prestar una atención especial al cuidado de la espalda. Y es que, muchos niños llevan cada día una mochila pesada a clase. En este sentido, existe una opción interesante que es la de utilizar las mochilas de carro con ruedas. Sin embargo, conforme el niño crece suele suceder que prefiere dejarlas de lado porque le parecen infantiles. Son modas que evolucionan con el propio proceso de crecimiento.

Muchos niños prefieren llevar la tradicional mochila en la espalda. Algunos de ellos cometen el error de llevar el peso mal repartido en un solo hombro. Sin duda, se trata de un hábito nocivo que puede producir dolor a largo plazo. Por otra parte, en relación con la cantidad de peso adecuado que debe llevarse es importante precisar que los expertos explican que lo ideal sería que los niños llevasen un diez por ciento de su peso corporal. Un peso muy inferior al que, lamentablemente suelen llevar entre libros, cuadernos, pinturas y demás objetos. Conviene economizar los recursos y el material para poder disfrutar de calidad de vida en la infancia.

Del mismo modo, los niños no sólo pueden sufrir las consecuencias de llevar mucho peso desde el colegio hasta casa. Sino que también es habitual que los peques adopten una postura corporal incorrecta durante horas cuando están sentados en el pupitre del colegio. Una actitud inadecuada que conviene corregir. Es decir, los niños deben aprender a sentarse con la espalda recta no sólo en clase sino también, cuando están haciendo los deberes en casa.

Existe un deporte que es muy positivo para la salud de la espalda: la natación. Seguro que los niños disfrutan mucho de las aventuras en el agua, especialmente, ahora que la proximidad del verano está muy cerca.