Cuidar la piel de los bebés
Al igual que sucede con nuestra piel, es importante que nos preocupemos por mantener en perfecto estado la piel de los pequeños de la casa. La piel de los bebés requiere muchos cuidados, ya que es muy sensible. La piel es muy suave y tierna y por lo tanto hay que intentar su belleza natural. Se debe tener mucho cuidado al utilizar lociones fuertes o cremas en la piel de los pequeños.

El cuidado de la piel del bebé debe iniciarse desde el baño mediante una limpieza adecuada, especialmente de la zona del pañal. Utiliza siempre los productos que están destinados específicamente para la piel de los pequeños que suelen ser mucho más suaves. Utiliza un jabón suave para bañarle y champús que son bajos en contenidos químicos. La piel absorbe fácilmente cualquier loción por lo tanto evita aquellas que no estén especialmente pensadas para niños.

Algunas personas recomiendan no bañar a diario a los recién nacidos ya que su piel es muy delicada. Cuando le bañes, utiliza una esponja muy muy suave. Recuerda que demasiado jabón puede resecarle la piel. Una vez que termines de bañarle, utiliza un paño suave y límpiale los pliegues de la piel con cuidado. Presta especial atención a la zona del cuello, la zona de detrás de las orejas y el área del pañal. Un poco de crema hidratante es perfecta para esas zonas.

Debido a todos los cambios de pañales a los que se verá sometido el niño, es muy recomendable revisar la aparición de alguna erupción. Cuando se limpie la zona recuerda no frotar. Utiliza agua tibia con un jabón suave para limpiar el culito. A veces, los polvo de talco en el área pueden ayudar.