Cuidar las uñas de los bebés
A veces los pequeños de la casa sufren pequeños accidentes que les proporcionan algunos dolores pero, otras veces, son ellos los que provocan estos accidentes que hacen que mamá o papá tengan algunas heridas. Uno de los primeros “dolores” que suelen producir los bebés, son los de los tirones de pelo. Les encanta, cuando tienen a alguien cerca agarrarles el pelo y tirara con fuerza. Para evitar algunos de estos problemas, debes prestar atención a algunos detalles que, a continuación, te vamos a contar.

Las uñas de los bebés pueden convertirse en verdaderas “armas” si no se cuidan como se deben. El problema es que a algunos padres les da miedo cortar las uñas de los pequeños. No tengas miedo y piensa en su integridad física y en la tuya, Utiliza unas tijeras especiales para no dañarle y conseguir que sus uñas estén cortas. Después de cortarlas, busca una lima de cartón e intenta limarle un poco las uñas por si le hubiera quedado algún desagradable pico.

Finalmente lávale las manitas. Si el bebé es demasiado pequeño, cuando duerma, intenta taparle las manitas con las mangas de la ropita o ponerlo unos guantecitos para que él mismo no se produzca ningún daño. Ten cuidado con los guantes de lana, ya que esta le puede resultar demasiado áspera y se le puede irritar la piel.

Si a primera vista no encuentras nada con lo que cubrir sus manitas, una buena solución que muchas mamás utilizan es ponerle sus propios calcetines. Revisa siempre que el pequeño esté cómodo y cuando ya te atrevas, córtale las uñitas mediante los pasos que te hemos comentado anteriormente.