¿Deben ejercer los padres como profesores?