Dejar de dar el pecho
Si deseas dejar de amamantar a tu bebé y te preocupa el tema de seguir produciendo leche, no te preocupes, es algo normal. Normalmente, no se debe hacer nada especial para dejar de producir leche, simplemente, se debe dejar de utilizar. La mayoría de las mujeres reabsorben la leche, la cual se suele “secar” en aproximadamente una semana, aunque algunas pueden tardar un poco más.

Lo mejor es que te pongas unas almohadillas especiales en tus pezones para que la leche no cale a tu ropa y tengas que ir con una mancha durante horas. La forma más cómoda para detener la lactancia es destetando al pequeño lentamente. Cuando decidas empezar a darle el biberón, el niño se sorprenderá pero, tardará demasiado tiempo en darse cuenta de que esa será su nueva fuente de alimentación.

Tu cuerpo, de la misma manera que el pequeño, se dará cuenta de que ya no existe tanta demanda y, por lo tanto, comenzará a recudir la producción. Puede que tus pechos estén pesados y doloridos al encontrarse llenos de leche, así que lo que puedes hacer es extraerte tu misma el sobrante. Sacar un poco de leche, seguro que te alivia la presión y poco a poco conseguirás parar este proceso de forma natural.

Recuerda que renunciar a la lactancia materna no significa necesariamente no alimentar al bebé con leche materna. Si deseas dejar de amamantar a tu recién nacido, trata de usar un extractor de leche para obtener la leche materna que es tan importante para el desarrollo temprano del niño. Deberás tener mucha paciencia en este proceso.