Detectar problemas auditivos
Cuanto más pronto se detecte un problema auditivo en los niños, antes se podrá abordar un tratamiento que mejore la calidad de vida del pequeño. Un recién nacido puede ser sometido a diferentes pruebas antes de salir del hospital para ver si su capacidad auditiva es la correcta. Cuando estés en casa con el pequeño, puedes observar su comportamiento ya que este te indicará rápidamente si existe algún problema.

Algunas situaciones que vivas con el pequeño pueden estar asociadas a problemas de audición. Lee con atención estos comportamientos para estudiar si tu pequeño realiza estos actos:

– Tu bebé reacciona a los ruidos fuertes o repentinos. Él o ella se asusta cuando hay un sonido fuerte.
– El bebé de tres meses o más, vuelve la cabeza cuando le hablas y te busca. Si le cantas comprueba que busque el sonido si te estás moviendo por la habitación.
– Tu bebé balbucea e intenta hablar. Intenta imitar los sonidos que escucha para llamar tu atención
– Cuando ya es más mayor intenta imitar las palabras. Escucha la televisión a un volumen normal, se da cuenta cuando la radio está encendida y busca sonidos extraños.

¿Qué pasa si el bebé tiene una discapacidad auditiva? Hoy en día, existen muchas soluciones que te pueden ayudar. Los implantes cocleares han devuelto la audición normal a muchos niños con problemas de audición. Los audífonos modernos son eficaces y compactos, por lo que algunas personas con discapacidad auditiva pueden conseguir suficiente audición para llevar una vida completamente normal. Si el niño es sordo profundo, debe aprender desde pequeñito el lenguaje de signos, la lectura labial e incluso el habla normal.