Dieta blanda con la ortodoncia
Al principio cuando nos colocan una ortodoncia en la boca nos obligan a modificar la textura de los alimentos, preferiblemente elegiremos los más blandos y cómodos al masticar, con la precaución de que no se peguen demasiado al paladar ni a los brackets. Es importante saber que durante los primeros días son frecuentes las dolencias, llagas e irritaciones, que resultan bastante molestas según los alimentos que se tomen. La adaptación de una dieta que combine alimentos que no requieran masticar mucho será fundamental para curar las irritaciones y reducir las molestias de este tratamiento médico.

La clave es una dieta blanda mecánica o de fácil masticación. Los alimentos pueden ser sólidos, enteros o troceados, pero siempre sometidos a cocciones suaves para que su masticación sea cómoda y requiera el mínimo esfuerzo. Por ejemplo, las carnes rojas, como los filetes de ternera, los guisos o el conejo, son más costosas de masticar. Son más recomendadas en estos casos las carnes blandas, como la de pollo guisado o con salsa, o las carnes de cualquier tipo picadas y presentadas de diferente manera, como albóndigas, hamburguesas, salchichas, unos canelones, una lasaña o una empanada.

Las croquetas y empanadillas también son una buena idea, pero al contener fritura no se debe abusar de ellos. En general, los pescados son la mejor fuente de proteínas y no presentan dificultad para masticarlos porque la textura de su carne es más blanda y se pueden mezclar con salsas que los hacen más jugosos. Las frutas es importante que estén maduras, cocidas, asadas, en compota o batidas.

Por otro lado, la dieta se puede equilibrar con ensaladas de tomate pelado mezclado con aguacate, relleno, con la lechuga cortada en juliana fina. Tampoco puedes hacer un feo a las ensaladas templadas con ingredientes blandos como setas, pimientos y cebolla rehogados. Recomendación especial son las ensaladillas, en las que los ingredientes están cocidos. Los gazpachos en verano son otra forma idónea de tomar las hortalizas crudas, ya sea de tomate o pepino.