Diferenciar entre un resfriado y una infección de pecho
Aunque los padres suelen pensar que el moco verde significa que existe una infección de pecho, una infección de las vías respiratorias causada por el virus del resfriado también puede también causar una secreción nasal de este color. Otros síntomas de un resfriado pueden ser la tos, la fiebre y el dolor de garganta. Estos síntomas suelen empeorar durante los primeros 5 días y luego mejoran gradualmente durante los siguientes.

A veces, es difícil diferenciar entre un resfriado y una infección de pecho. Para diagnosticar una infección de pecho, según la Academia Americana de Pediatría, un niño debe tener los síntomas del resfriado por lo menos durante 10-14 días o una fiebre elevadísima durante 3-4 días. Cuando el malestar del pequeño comienza, es difícil saber si es un resfriado u otro tipo de enfermedad.

Si la fiebre es muy alta, la tos persiste, tiene dificultades para respirar, no comer bien y está demasiado irritable, lo mejor es que lleves al pequeño al pediatra. El niño puede estar sufriendo una infección de oído, una neumonía o bronquiolitis u otro tipo de infección secundaria. Entonces ¿Qué medicamento puedes dar al pequeño para curarle? Tenga en cuenta que la mayoría de los medicamentos para el resfriado sólo ayudarán a controlar los síntomas del niño, pero no le ayudarán a recuperarse de manera repentina.

Los niños suelen desarrollar los síntomas del resfriado dos o tres días después de entrar en contacto con uno de los muchos virus que pueden causar un resfriado, incluyendo muchos tipos de rinovirus, VRS, parainfluenza, coronavirus, y muchos otros. Por lo general, los síntomas del resfriado común son mucho más leves que los síntomas de la gripe, que pueden incluir fiebre alta, dolor de cuerpo y fatiga.