El calor en el embarazo
En verano hace mucho más calor que el resto del año, y si todos ya notamos ese calor y tenemos que hacer varias cosas para poder llevarlo lo mejor posible, esto se convierte en algo mucho más importante en el caso de las mujeres embarazadas. El calor durante el embarazo es mucho más molesto de lo habitual y puede hacerte sentir mucho más pesada o cansada que cuando no lo hace. Tienes que tener mucho cuidado ya que durante estos meses de calor eres más susceptible a la deshidratación y a un golpe de calor, así que debes tomar ciertas precauciones para disfrutar del verano al máximo sin que afecte a tu embarazo.

Toma nota de estos consejos para embarazadas en verano y que el calor no te afecte demasiado:

– Cualquier recado que tengas que hacer, que sea a primera hora de la mañana o a última de la tarde para evitar las horas de mayor sol del día. Procura no salir de casa a mediodía y organízate de forma que le saques el mayor partido posible al resto de horas.

– Cuando salgas a la calle elige los lugares más frescos disponibles, como caminar siempre por la sombra en la ciudad o ponerte bajo un árbol o sombrilla en la playa, piscina o montaña.

– Utiliza ropa de fibras naturales como el lino, el algodón o el hilo ya que tienen una ventilación mucho mejor y son más frescas que toda las demás. El calzado que sea también fresquito, principalmente sandalias muy cómodas.

– Evita exponerte demasiado al sol aunque estés en la playa o piscina. Utiliza siempre una sombrilla y protector solar muy alto, especialmente en las horas de mayor radiación.

– Bebe mucha agua para no deshidratarte. Puedes decantarte también por las bebidas isotónicas pero evita los refrescos ya que te provocan más sed.

– Dúchate con agua tibia para refrescarte y procura ir a la piscina o a la playa para darte al menos un bañito al día. La última hora de la tarde es la mejor para disfrutar de estos placeres veraniegos que tanto nos gustan y que en tu estado no tienes por qué dejar de lado.

– Lleva una alimentación sana con todos los alimentos recomendados en el embarazo y procura sacarle el mayor partido a los platos refrescantes como las frutas o las ensaladas.