El color de los ojos del bebé
Los ojos son una de las partes del cuerpo más expresivas ya que la mirada también comunica. En este sentido, cuando un bebé nace es habitual que los padres y familiares muy pronto intenten buscar parecidos en base a la huella genética. Sin embargo, los niños como es natural cambian mucho durante los primeros meses y años de vida. Pero una de las partes del cuerpo que más variaciones puede llegar a sufrir en relación con la tonalidad son los ojos.

A lo largo del tiempo, el color de ojos se va definiendo hasta alcanzar su plenitud cromática definitiva. Según información aportada en un artículo publicado en el blog Mamá Teta, aquellos niños que al nacer tienen los ojos marrones, tienen muchas probabilidades de que su color de ojos siga siendo el mismo o cambie a negro. Por el contrario, aquellos niños que tienen un tono de ojos que bien podría ser indefinido en tanto que no se aprecia exactamente si son negros o azules oscuros, los ojos cambiarán hacia los seis meses.

No existen normas generales y universales a la hora de poder establecer cómo serán los ojos del niño cuando crezca a partir de la apariencia que muestre al nacer. Sin embargo, la huella genética siempre es más que palpable en los rasgos del niño. La sustancia que aporta el color al iris es la melanina.

La realidad es que el nacimiento de un bebé se convierte en uno de los momentos más bonitos de la vida para cualquier madre o cualquier padre. En este sentido, es positivo sacar fotografías a los niños a lo largo de los meses y de los años para poder observar el proceso de crecimiento y para poder tener un recuerdo de cómo han pasado los años.