El comienzo de la escuela
Si tienes un niño que todavía no ha crecido lo suficiente como para asistir a la escuela, lo mejor que puedes hacer es ir familiarizándole con el tema. Intenta que esta nueva experiencia no sea una completa desconocida para él y que conozca cómo va a cambiar su vida desde que comience.

Una de las mejores maneras de conseguir que tu hijo conozca el concepto de escuela es comenzar mostrándole el lugar al que va a tener que ir a diario. Podéis intentar entrar en las instalaciones y posteriormente daros una vuelta por los alrededores. Poco a poco tendrás que explicarle que, en ese lugar irá aprendiendo muchas cosas nuevas y que conocerá a más niños con los que intercambiar conversaciones y juegos.

Es muy importante explicarle que no será un lugar en el que competir continuamente. Es vital que el niño tenga los conocimientos sociales adecuados que le ayudarán en la primera toma de contacto con los nuevos amigos para así ser capaz de ir conociendo lo que es el trabajo en grupo. Siempre puedes decirle que escuche las interesantes historias que cuentan sus primos o hermanos sobre la escuela. Deberán captar la esencia que proporciona la emoción de aprender cosas nuevas con otros niños de su edad.

Deja que te acompañe a la hora de comprar los libros y el material escolar en general. Podrá ir ojeando los libros para que vea todas las cosas interesantes que va a aprender. Introduce al niño en el mundo del dibujo, de la pintura y el arte. Todas estas actividades no sólo le ayudarán a aprender mejor y más rápido, sino que también le proporcionarán un aprendizaje más rápido.