El desempleo: un drama familiar que también afecta a los niños
Durante los meses de calor, algunas personas han encontrado una oportunidad laboral porque el turismo aumenta durante los meses estivales al igual que el sector servicios tiene más fuerza. Pues bien, el desempleo es un drama familiar que afecta a todos de alguna manera. Los niños son cosncientes de la tristeza y de la angustia que viven sus padres porque la verdad es que cuando una situación de desempleo se prolonga a lo largo de los meses, es muy difícil poder ocultar el dolor y la ansiedad delante de los niños.

Por otra parte, también es una realidad que el desempleo implica ahorro. Por ello, los niños también deberán hacer un esfuerzo y entender que este no es un buen momento para comprar ese juguete que tanto desean o esa chaqueta tan bonita que han visto en el escaparate de una tienda. Los niños deben implicarse por igual y aprender renunciar por el bien común.

Sin duda, sería positivo que en un entorno difícil, una familia pudiese contar con el apoyo de otros seres queridos cercanos que puedan ayudar en la medida de sus posibilidades. Por ejemplo, tal vez los niños podrían ir todos los días a comer a casa de los abuelos. Sería un buen paso porque así los peques tendrían un espacio de alegría pero también, los padres tendrían tiempo para sí mismos y para seguir en la búsqueda de ese empleo que tanto anhelan.

Para mitigar la ansiedad que surge en el paro, los expertos aconsejan precisamente, que una persona entienda de entrada que la situación social implica dificultad. Por tanto, debes ser proactivo y no darte por vencido a la primera de cambio. Lucha porque merece la pena y si piensas en tus hijos, encontrarás un motor de motivación constante. Mucha suerte y no pierdas la esperanza en ningún momento.