El estrés y el embarazo
Está claro que las mujeres llevan un estilo de vida mucho más diferente al que llevaban sus abuelas. Hoy en día, la mayoría de las mujeres deciden ser mamás cuando ya están asentadas tanto laboral como económicamente. El problema es que muchas veces, esta decisión se toma con edades un poco avanzadas como por ejemplo con 35 o 40 años.

La mayoría de las mujeres que deciden ser madres, no recuerdan que tienen un reloj biológico que no ha parado de hacer tic-tac y que puede estar demasiado “cansado”. Por si este reloj y esa edad fueran poco, un estilo de vida demasiado estresante puede crear muchos problemas a cualquier mujer que quiera ser mamá. La falta de tiempo para todo puede hacer que se agobien más pensando que ahora deben comenzar a sufrir los síntomas de un embarazo durante nueve meses.

El estrés y la mente son una parte muy importante para el tema de la fertilidad. Esto, no quiere decir que todas las mujeres vayan a tener problemas con su embarazo pero, sí que algunas tendrán más dificultades debido al estrés que te comentamos. Si crees que ha llegado el momento de ser madre, párate a pensar e intenta reorganizar tu vida.

Si los fines de semana los tienes libres, no pienses en hacer 200 actividades más al día… debes relajarte y así permitirás a tu cuerpo que se sienta mucho mejor. Nadie ha dicho que ser madre sea algo fácil pero, sí debes intentar ayudarte a ti misma para conseguir que todo salga de maravilla. Olvídate del estrés.